Configuración sencilla de cuartos de cultivo y diseños de armarios de cultivo

publicado en: Artículos de Interés | 0

Ahora que has decidido ser un cultivador de marihuana de interior, la configuración de tu cuarto de cultivo es clave para producir plantas con flores saludables. Te llevaremos a través de lo básico sobre los cuartos de cultivo de marihuana y te daremos consejos sobre cómo preparar tu espacio de cultivo elegido junto con una guía paso a paso.
El cuarto de cultivo de la marihuana

¿Qué preparación puedo tomar antes de construir mi cuarto de cultivo?

Cuando se trata de elegir un espacio de cultivo, hay una serie de opciones para el cultivador de interior; sótano, ático, dormitorio de repuesto, tienda de cultivo, armario de cultivo, armario o incluso un PC. Los mismos principios fundamentales se aplican a cada uno. Las necesidades básicas de tu planta son la luz y el agua, lo que significa que tu cuarto de cultivo tendrá que contener, o estar muy cerca, tanto un suministro de agua como de electricidad. Los requisitos más los factores que se describen a continuación ayudarán a garantizar el éxito del cultivo de marihuana durante muchos años.

Consejo de cultivo: Dibuja el diseño de tu cuarto de cultivo a escala antes de construirlo, ubicando donde van a ir los ventiladores de luz y las rejillas de ventilación, el suministro eléctrico y las plantas. Anota por dónde vas a entrar y por dónde se suministra el agua. Estos sencillos pasos te ayudarán a configurar tu cuarto de cultivo y a maximizar tu espacio de cultivo.

Limpieza
Es importante que tu espacio de cultivo esté limpio, ya que la suciedad abre las plantas a las plagas y enfermedades. Es importante planear el diseño de tu cuarto de cultivo antes de empezar a poner las plantas en el espacio elegido. Asegúrate de que el suelo se ha aspirado y las paredes se han fregado y desinfectado. Retire cualquier alfombra o tela ya que éstas albergan moho, polvo y ácaros.

Piso
Cuando planifiques la instalación de tu cuarto de cultivo, el suelo de tu espacio de cultivo debe ser duro y fácil de limpiar o trapear. Como se indica en la limpieza, quita cualquier alfombra o tela que puedas tener en el suelo. Asegúrate de colocar tus macetas en bandejas si estás usando tierra, ya que esto capturará cualquier derrame que pueda ocurrir durante el riego.

Las superficies reflectantes en un cuarto de cultivo

Las superficies reflectantes ayudan a las plantas a recibir la mayor cantidad de luz posible, aumentando el tamaño y el rendimiento general de su cosecha. Hay un número de opciones disponibles;
Mylar
Mylar – El Mylar refleja hasta el 97% de la luz, lo que lo convierte en uno de los materiales más reflectantes disponibles. Viene en múltiples formatos, así que si eliges el mylar asegúrate de comprar el tipo que es aluminizado. Se fija a la pared con cinta o tachuelas, cubriendo las tachuelas con un poco de cinta para ayudar a prevenir las roturas. El mylar puede ser una opción cara, así que saca el máximo provecho de tu mylar colgándolo contra la pared y manteniéndolo limpio.
Pintura blanca plana
– Pintura blanca mate – La pintura blanca mate es una gran opción para la gente que busca ahorrar dinero y al mismo tiempo reflejar grandes cantidades de luz. Contiene poca o ninguna propiedad de absorción de luz y refleja hasta el 85% de la luz mientras que no crea absolutamente ningún punto caliente. Las superficies pintadas con blanco mate son fáciles de mantener limpias.

Manta de emergencia
– Mantas de emergencia – Las mantas de emergencia son baratas y fáciles de conseguir en las tiendas de camping. Reflejan sólo el 70% de la luz, no son tan eficientes como el mylar o la pintura blanca plana, pero son buenas para usar en espacios más pequeños como armarios pequeños o PCs de cultivo. Asegúrate de colgarlas de forma plana contra la pared de tu espacio de cultivo ya que las arrugas desperdiciarán la luz y también causarán puntos calientes que dañarán tu planta.

Papel de aluminio – Si estás pensando en usar papel de aluminio, no lo hagas. El papel de aluminio sólo refleja el 55% de la luz y es difícil de mantenerlo plano. Las arrugas en el papel de aluminio reflejan la luz y causan puntos calientes que pueden dañar y quemar la planta. Su creación de puntos calientes y su conductividad de electricidad hacen que el papel aluminio sea un peligro de incendio. ¡NO USE EL PAPEL DE ALUMINIO!

Fugas de luz

Su planta necesita una oscuridad total en su período de oscuridad. Las fugas de luz pondrán a su planta bajo estrés y aumentarán las posibilidades de que se convierta en un macho o un hermafrodita. Si te quedas en tu cuarto de cultivo cerrado con las luces de cultivo apagadas, verás cualquier fuga de las fuentes de luz externas que puedan obstaculizar el crecimiento de tus plantas. Sella cualquier fuga de luz con una cinta reflectante opaca para asegurarte de que tus plantas se sientan en la oscuridad al final del día.

Ventilación de aire

Mantener el aire fresco circulando por su habitación suministra a sus plantas el CO2 que necesitan para un crecimiento saludable y ayuda a mantener una atmósfera estable para que sus plantas prosperen. Cuando construyas tu cuarto de cultivo, asegúrate de haber considerado cuánto aire van a necesitar tus plantas. Un buen ventilador de escape situado en la parte superior de la habitación ayudará a atraer mucho aire. Un control de olores decente ayudará a mantener tu habitación sutil y evitar la detección de los vecinos entrometidos.

Consejo de cultivo: Un buen control de olores es clave para un buen diseño del cuarto de cultivo. Equipar tu ventilador de escape con un filtro de carbón asegurará que no estés bombeando el olor de la hierba a tu comunidad. Además, colocando un desodorante como el gel ONA en un rincón de la habitación, puede mantener el olor bajo.

La temperatura y la humedad

La temperatura y la humedad correctas en tu cuarto de cultivo son importantes para un crecimiento saludable y una planta sin estrés (es común que las plantas estresadas se conviertan en hermafroditas y produzcan menores rendimientos). Equipar tu cuarto de cultivo con un termómetro e higrómetro digital (para la humedad) es una gran manera de mantener un ambiente de cultivo consistente.

Paso a paso – Configuración del cuarto de cultivo

Paso 1 – Selecciona el espacio donde vas a poner tus plantas, puede ser una habitación de invitados, un sótano o un armario de cultivo. Pasa algún tiempo creando un buen diseño de cuarto de cultivo que funcione para ti y planifica la disposición. Esto te ayudará a calcular lo que vas a necesitar y cuántos brotes podrás producir.

Paso 2 – Despeja todo el espacio. Las sillas, las cortinas, las alfombras, la ropa y otros obstáculos no sólo restringen el acceso a tus plantas, sino que también son lugares ideales para que el moho y las plagas se reúnan. Tu cuarto de cultivo o espacio debe ser desinfectado e impecable antes de comenzar la construcción.

Paso 3 – Cercar la habitación asegurándose de que no entre la luz. Si tu espacio tiene una ventana, bloquéala desde dentro, usando una persiana o una cortina que luego sellarás. ¡No quieres que la gente mire dentro!

Paso 4 – Cubra las paredes, el techo y el suelo con un material altamente reflectante. Al hacer esto usted aumenta la cantidad de luz que le da a sus plantas.

Paso 5 – Instala un ventilador y un extractor, ya que el uso de ambos crea una buena circulación de aire en todo el cuarto de cultivo. Consulta nuestra sección de control de olores y ventilación de aire para obtener más información.

Paso 6 – Asegúrate de que tu cuarto de cultivo esté provisto de agua o que se le pueda suministrar agua fácilmente. Cuanto más grande sea tu cuarto de cultivo, más importante es tener un suministro de agua dentro de él.

Paso 7 – Cuelga las luces y coloca el balasto. Intente fijar sus luces al techo de su espacio usando una conexión ajustable. Esto le permitirá mantener sus luces a la distancia correcta de las plantas en todo momento de su ciclo de vida.

Paso 8 – Coloque cualquier herramienta adicional que pueda estar usando, por ejemplo, un medidor de humedad, un termómetro, un medidor de pH, etc. Aunque no son cruciales, estos le ayudarán a diagnosticar cualquier problema con sus plantas tan pronto como empiecen a verse insalubres.

Paso 9 – Preparen sus contenedores. En esta etapa, el suelo será más fácil de instalar que la hidroponía, ya que hay mucho menos trabajo. Sigue las instrucciones del fabricante cuando construyas tu instalación hidropónica.

Paso 10 – Planta tus semillas germinadas, plántulas o clones en tu cuarto de cultivo. Tu hierba debería estar lista para cosechar en 12-18 semanas.

Consejo para el cultivo: si visitas tu cuarto de cultivo en el período de oscuridad, coloca una bombilla de luz verde, ya que el espectro de luz verde no es visible para la planta y no le causará estrés.

Asegurarse de tener el diseño del cuarto de cultivo desde el principio ayudará a maximizar el potencial de la configuración del cuarto de cultivo. Ya sea que crezcas en un cuarto grande o en un armario de cultivo, es importante que tu cuarto de cultivo trabaje para ti.

Cultivo de marihuana al aire libre – Cómo cultivar de forma fácil

Deja un comentario