Algo de Historia. Introducción al Cannabis

publicado en: Artículos de Interés | 0

Algo de Historia. Introducción al Cannabis

history-cannabis
history-cannabis

BOTANICA CANNABICA

El cannabis es, aparentemente, una planta más dentro del reino vegetal.  Sin embargo, existen en su fisiología algunas características que lo hacen muy especial. No vamos a entrar aquí en la historia del cáñamo, tema sobre

el cuál existen suficientes obras de entidad, pero sí se hace necesaria una pequeña aproximación, al menos informativa, que nos ayude a comprender un poco más a nuestra querida planta.

Los diferentes estudios e investigaciones de los que disponemos sobre Cannabis Sativa, indican que los primeros indicios de su uso datan de al menos 4.000 años A. C., siendo su origen la zona de Asia Menor, a partir de la cual el ser humano fue extendiendo su cultivo, por un lado hacia el extremo Oriente, y por otro, a través de la India y Afghanistan, bajando hasta la Europa mediterránea y de allí hasta el continente americano en la época de la conquista, portado por los esclavos. A partir de ahí, y hasta el momento en que los diferentes intereses económicos comerciales propiciaron su prohibición y limitaron su explotación industrial con la concesión de licencias, controles exhaustivos y todo tipo de trabas legales, el cannabis se iba extendiendo por el mundo.

Los motivos de esta inusitada expansión, que hoy en día continuaría de no ser por los motivos antes expuestos, son claros: Por un lado, su uso a nivel «industrial», por llamarlo de alguna manera, pues hasta la llegada de la Revolución Industrial no podemos hablar de «industria», a pesar de que infinidad de productos y subproductos de esta planta han sido utilizados durante milenios, realizando las transformaciones de la materia prima en bruto mediante técnicas rudimentarias y artesanales, como el denominado «enrriado», mediante el cual se puede hacer pasta y extraer fibra para la confección de cuerdas y tejidos. Por otra parte, el uso de sus aceites y extractos a nivel «medicinal» también se encuentra documentado desde tiempos inmemoriales, desde la antigua China alrededor del año 3700 a. C. en donde se utilizaba como analgésico, hasta las referencias del 1400 a.C. época en la cual sus aplicaciones ya se habían ampliado como antiespasmódico y broncodilatador.

Por último, el otro uso o aplicación del cannabis es el lúdico o bien religioso-espiritual, también documentado a través de objetos como pipas u otros útiles para consumirlo por vía fumada encontrados en antiguas cuevas que datan de la Era Prehistórica. Ya desde entonces, pues, se conocían sus efectos psicoactivos y su influencia sobre el estado de ánimo, así como su facilidad para producir hilaridad y sociabilidad, además de otras interesantes características. Y desde entonces, brujas, chamanes e iluminados, así como más recientemente, poetas, filósofos, músicos, pensadores, y en general todo aquel que tiene una mente creativa o en algún momento ha buscado una fórmula o sustancia que le sirviera para el conocimiento interior, ha procurado en mayor o menor medida acceder al cannabis.

Hasta la época actual en que la tecnología nos ha permitido acceder de forma fehaciente a determinados datos, no hemos podido conocer con exactitud algunos de los mecanismos por los cuales el cannabis produce esas glándulas, llamadas tricomas que contienen el más preciado de los tesoros: Los cannabinoides.

Mientras otras especies vegetales han sido estudiadas a conciencia y con todos los medios disponibles, el cannabis se ha mantenido siempre aparte debido a que está clasificado como «droga», sufriendo campañas de desinformación de forma permanente con el fin de hacer creer a la sociedad que su consumo es «peligroso» y «perjudicial», llevando a sus usuarios a la ruina física y moral. Por este motivo, son muy pocas las publicaciones y textos específicos sobre nuestra planta, así como escasos estudios científicos, la mayoría de ellos enfocados a intentar demostrarlo perjudicial que es.

De esta forma nos encontramos que en las contadas excepciones en las que se han hecho indagaciones con seriedad, estas han sido realizadas, o bien por particulares por su cuenta y riesgo, o bien por la industria farmacológica, aviesa de introducir en el mercado cualquier novedad «vendible». A partir del momento en que empiezan estas investigaciones comenzamos a saber más sobre el cannabis a nivel estructural y genético.

fisiologia-vegetal
fisiologia-vegetal

Introducción a la Fisiología Vegetal.

A nivel taxonómico (la taxonomía clasifica las distintas especies, ya sean animales o vegetales), el cannabis sativa L. está clasificado como herbácea anual, ya que en la naturaleza cumple su ciclo vital en un año, tras haber pasado el pico de madurez sexual, muriendo normalmente en los fríos inviernos (a excepción de las zonas tropicales). También entra dentro de las dicotiledóneas, esto es, tiene dos cotiledones que son esas pequeñas hojas redondas que aparecen al germinar la simiente, opuestas una a la otra. Es angiosperma, es decir, planta con flor, pertenece al orden de las urticales (aunque hay quien la clasifica como morácea) y, por último, a la familia de las cannabaceas.

En cuanto a su sistema de reproducción sexual, hasta el día de hoy está clasificada como dioica, es decir, que los órganos sexuales femeninos y masculinos se encuentran en individuos separados y nunca en el mismo parental. Esta clasificación cambiará con seguridad en los próximos tiempos, debido a las diferentes investigaciones que se están llevando a cabo, basadas en la teoría de que realmente no es dioica, sino monoica dependiente. Sin entrar en este concepto, que merece un artículo por sí mismo, diremos que la teoría se fundamenta en el hecho de que un determinado individuo (en el cannabis) siempre tiene la potencialidad de mostrar los dos sexos, masculino y femenino, ante determinados estímulos bióticos (que inciden directamente sobre la fisiología del individuo) y sobre todo abióticos (luz, temperatura, humedad…). Por lo tanto, mientras que hasta ahora se hablaba de hermafroditismo en el cannabis, ahora es ese su estado natural, y lo que se busca es la mayor resistencia posible al factor «disparador» que hace que se muestre el sexo latente.

Esta nueva perspectiva trastoca completamente todas las técnicas de crianza y cruce establecidas hasta la actualidad, y que están basadas en la búsqueda de parentales «puros», es decir hembras y machos que nunca muestren el otro sexo. Como bien sabrán los criadores experimentados que estén leyendo esta obra, es prácticamente imposible encontrar estos deseados parentales «puros», ya que tarde o temprano acaban mostrando alguna flor, aunque sea aislada, del sexo contrario, lo que viene a corroborar la teoría sobre la reclasificación a monoica, mientras que el hecho de que sean los factores ambientales los que producen este «disparo» hacen que sea «dependiente». En un próximo artículo sobre este tema se detallarán los mecanismos que intervienen a nivel cromosomático en el factor hereditario, justificando y apoyando la teoría a nivel científico.

Tipos de Cannabis

Existen actualmente tres tipos o líneas diferenciadas dentro del cannabis. Richard Schultes las describe basándose en variaciones de características que no creyó que fueran seleccionadas por los humanos (variaciones naturales) tal como el color de semillas y la capa de abscisión (tejido de cicatrización en la semilla que indica como estuvo adjunta al tallo ). Así, y tal como aparece en el » Harvard Botanical Museum Leaflets», Schultes diferencia:

Cannabis sativa:

Plantas usualmente altas (de 1,5 a 5 metros), laxamente ramificada; aquenio de superficie lisa, careciendo usualmente del jaspeado en la envoltura exterior, firmemente adjunto al tallo y sin articulación definida.

sativa_cannabis
sativa_cannabis

Cannabis indica:

Planta usualmente pequeña (menos de dos metros), no laxamente ramificada; aquenios normalmente fuertemente jaspeados en la envoltura exterior, con una capa de abscisión definida, colgando en la madurez. Plantas muy densamente ramificadas, más o medio de altura o menos y con la capa de abscisión con una articulación simple en la base del aquenio.

Indica_cannabis
Indica_cannabis

Cannabis rudelaris ( Limitados a partes de Asia):

Plantas no ramificadas o de forma muy dispersa, normalmente de uno a dos pies en la madurez. La capa de abscisión forma un gálbulo carnoso de crecimiento en la base del aquenio. Últimamente también se estudia la posibilidad de una cuarta subespecie, denominada ABC o Australian Bastard Cannabis, aparentemente originaria de ese continente, aunque a día de hoy aún se investiga si es una línea autóctona o por el contrario se trata de una adaptación. En los próximos números continuaremos con la fisiología vegetal general, para pasar después a establecer unas bases a nivel de genética.

ruderalis-cannabis
ruderalis-cannabis

 

Fuente: Parte de la información ofrecida en este artículo a sido gracias a la revista Cannabis Manganize –  http://www.cannabismagazine.es/

Deja un comentario